María Jesús Álava, la defensora de la felicidad en las empresas

 María Jesús Álava es una psicóloga conocida entre el gran público por ser la autora de ‘La inutilidad del sufrimiento’. Todo un bestseller que va más allá del libro de autoayuda al uso. No en vano Álava lleva 30 años dedicada a la psicología y figura en el ‘Top 100 Mujeres Líderes en España 2012’.

Pero Álava no solo concentra sus esfuerzos en los pequeños (o grandes) dramas cotidianos que nos rodean, sino que también trabaja como coach para organizaciones empresariales a las que trata de concienciar sobre la importancia de la felicidad en el trabajo.

La psicóloga ha ofrecido una conferencia en la Universidad de Navarra en la que ha insistido en este factor que, según ella, es la mejor inversión para cualquier compañía incluso en términos de productividad. “La productividad de una empresa con trabajadores felices puede aumentar una media del 31% y su mejora en la salud puede alcanzar hasta un 21%”, ha afirmado.

 

Europa Press / Universidad de Navarra

 

La productividad de las empresas puede aumentar una media de un 31 por ciento con una plantilla feliz. (Europa Press / Universidad de Navarra)

Según Álava “la felicidad es la que provoca el éxito, y no al revés”. “La clave está en una buena combinación entre la gestión de las operaciones -eficiencia operativa- y la gestión de las personas-felicidad profesional-“, ha añadido.

Estas conclusiones se desprenden de la investigación que realizan desde su centro de psicología en Madrid, donde aplican la herramienta del “capital emocional”, que analiza cómo las palancas personales y organizativas inciden en la productividad.

¿POR QUÉ NO SE PREGUNTA A UN CANDIDATO SI ES FELIZ?

Dirigiéndose a los empresarios que han asistido a la sesión, la especialista ha preguntado “¿por qué a la hora de escoger entre los candidatos no interesa si son felices o no; y nos centramos fundamentalmente en otro tipo de competencias?”.

Según la psicóloga, “el impacto que en un equipo tiene una persona alegre, vital, feliz, motivante, es fantástico, ya que generalmente es gente que busca soluciones, creativa y resistente a la frustración“. “El impacto que esto tiene en la empresa y en la productividad de ésta es enorme”, ha manifestado.

Para la ponente, la seguridad, la baja tasa de absentismo, la eficacia y la eficiencia, además de la productividad, están directamente relacionadas con el nivel de felicidad de los trabajadores. “Cuando en una empresa los empleados trabajan bajo presión, puede que la productividad suba a corto plazo, sin embargo, a medio y largo, es una medida contraproducente, ya que hace que haya fuga del talento y provoca un alto índice de absentismo“, ha dicho.

En este punto, quiso hacer una distinción entre el estrés positivo, “aquel que nos estimula, nos ayuda y empuja a mejorar”, y el negativo, que es el que “nos impide descansar, nos produce ansiedad, nos puede llegar a bloquear y tiene manifestaciones, incluso físicas, como la falta de sueño, sudoración o taquicardias”.