Comunicación orientada al éxito de un proyecto. Por Alberto Álava

By 31 mayo, 2016Blog

 ¿Cuántos proyectos, técnicamente buenos, han fracasado en la parte táctica? ¿A qué se ha podido deber? Si indagáramos dentro de nosotros mismos, y hacemos una buena crítica constructiva, muchas veces nos encontraríamos con la misma respuesta: si hubiéramos comunicado esto a tiempo,… si hubiéramos involucrado a esta persona desde el principio,… si nos hubiéramos ganado la confianza de…

Bajo todas estas respuestas, muchas veces subyace el aspecto de una buena y cuidada comunicación. Comunicación, entendida en sentido amplio: interna (a nivel de equipo del proyecto), con el cliente, con otros agentes (comité de empresa, líderes de opinión,…), externa (clientes de nuestros clientes, prensa,…).

Todo ello nos remite a contemplar, e incluir, desde el principio la comunicación como uno de los aspectos críticos del proyecto, apoyado por distintas acciones específicas a tal fin.

Para ello, es fundamental planificar una serie de reuniones de lanzamiento “en cascada”, en las que involucremos no solo a la alta dirección, sino  también a los mandos intermedios involucrados, supervisores, miembros del comité de empresa,…  en las que de seamos capaces de transmitir, de manera clara y concisa, cuáles son los objetivos del proyecto, con quiénes vamos a trabajar, en qué plazo lo vamos a hacer, cómo lo vamos a operativizar,… aclarando todo tipo de cuestiones, y tratando de iniciar una relación de colaboración y transparencia con todos ellos.

Posteriormente, y ya durante el proyecto, debemos ser capaces de transmitirles de forma regular, a través de los canales previamente seleccionados, las acciones desarrolladas y los logros conseguidos gracias a su participación. Esta comunicación no solo debe dirigirse a la dirección, si no que paulatinamente se ha de ir informando a todos los agentes involucrados.

Finalmente debemos reunirles de nuevo, siguiendo la misma sistemática que en las reuniones de lanzamiento, para resumirles los logros del proyecto y cuáles deberían ser los próximos pasos esperados, con o sin nuestra participación.

Solo de esta manera conseguiremos un proyecto redondo, sin fisuras que origen malestar y desconfianza en la plantilla y que oscurezcan un proyecto.